Logotipo del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana Logotipo de la presidencia de España Logotipo - Estrategia de Movilidad
Logotipo del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana Logotipo de la presidencia de España
Logotipo - Estrategia de Movilidad
Miércoles 11 de Octubre de 2023

Los beneficios económicos de las ciudades sin coches

La ciudades son cada vez más peatonales y amigables con la movilidad activa. Como señalan diversidad de estudios, restringir el uso del automóvil en ámbitos urbanos tiene numerosos beneficios sociales, económicos y ambientales. Entre ellos se encuentran la reducción de emisiones contaminantes y de ruido, la mejora de la calidad del aire y la seguridad vial, además de reforzar las comunidades vecinales. No obstante, esta mayor humanización se enfrenta en ocasiones a la oposición de empresas y negocios, por temor a que afecte a sus ventas e ingresos.

Imagen con descripción de la noticia

La ciudades son cada vez más peatonales y amigables con la movilidad activa. Como señalan diversidad de estudios, restringir el uso del automóvil en ámbitos urbanos tiene numerosos beneficios sociales, económicos y ambientales. Entre ellos se encuentran la reducción de emisiones contaminantes y de ruido, la mejora de la calidad del aire y la seguridad vial, además de reforzar las comunidades vecinales. No obstante, esta mayor humanización se enfrenta en ocasiones a la oposición de empresas y negocios, por temor a que afecte a sus ventas e ingresos.

En ese sentido, diversas publicaciones muestran cómo se suele sobreestimar el papel del automóvil en las ventas a clientes. De hecho, la evidencia sugiere que, de manera agregada, en las ciudades que han adoptado una política sin automóviles, la reducción en el número de compradores que llegan en automóvil se compensa con un aumento significativo en el número de personas que llegan a pie, en bicicleta o en transporte público. Además, estos compradores tienden a visitar las tiendas con más calma y mayor frecuencia, lo que respalda la opinión de que la planificación urbana sin automóviles tiene un fuerte potencial para impactar positivamente en las empresas.

Eliminar o restringir los automóviles en una ciudad aumenta la habitabilidad, lo que a su vez conduce a un aumento en el valor del suelo, “conduciendo” a un aumento en el valor de las propiedades comerciales y residenciales.

Un estudio de 2016 de más de 100 ciudades europeas mostró que la afluencia a espacios comerciales aumentó en las calles peatonales, lo que resultó en que las ventas minoristas también aumentaron alrededor del 49 por ciento.

Un estudio de 2019 sobre la zona de bajas emisiones "Madrid Central" encontró que las ventas aumentaron durante el período navideño en comparación con el año anterior. Del mismo modo, en Oslo, donde el tráfico de automóviles en el centro de la ciudad se ha reducido considerablemente desde 2016, no se ha observado ninguna reducción de clientes ni de facturación.

Los datos de Copenhague sobre la relación entre la rotación en las tiendas y el modo de transporte utilizado para las compras muestran que los clientes ciclistas compran con más frecuencia y gastan más en total que los automovilistas. Esta estadística concuerda con el estudio realizado por Francia a nivel nacional, titulado “la economía de la bicicleta en 2020”, donde se observa el mayor desembolso económico del cicloturismo en comparación con movilidad en coche (68€/día cicloturista, frente a 55€/día de media de quien se desplaza en coche).

Un estudio de 2018 realizado por Living Streets Scotland revisó los datos de una gran cantidad de ciudades y concluyó que cuando los peatones experimentan una mejora, la afluencia aumenta entre un 20 y un 35 por ciento.

Otro ejemplo son las medidas aplicadas en New York durante la temporada navideña del año 2022, donde la Quinta Avenida quedó cerrada para los automóviles y se abrió a los peatones y a los ciclistas en el marco de la iniciativa Open Streets. Los resultados, que acaban de ser presentados por un estudio de Mastercard y la Oficina de Tecnología e Innovación de la ciudad, indican que este cambio dio a los negocios de la Quinta Avenida un impulso de 3 millones de dólares. En comparación con las áreas comerciales abarrotadas de automóviles, Open Streets experimentó un aumento del gasto del 6,6%.

La eliminación de las plazas de aparcamiento es una opción a la que se oponen regularmente las partes interesadas de las empresas, ya que se supone erróneamente que más aparcamiento generará más clientes. Sin embargo, la investigación muestra que la disponibilidad de una plaza de aparcamiento en un destino determina el modo de transporte utilizado, es decir, si se coge el coche o se deja en casa, pero no la decisión de viajar. Por lo tanto, cuando se reducen las plazas de aparcamiento, esto no afecta negativamente al comercio.