Logotipo del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana Logotipo - Estrategia de Movilidad
Logotipo del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana
Logotipo - Estrategia de Movilidad
Jueves 22 de Abril de 2021

Gran aumento del ciclismo gracias a la infraestructura ciclista frente al COVID-19

Inicio Sala de prensa Gran aumento del ciclismo gracias a la infraestructura ciclista frente al COVID-19

En un estudio publicado en PNAS (Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America) se detallan indicios evidentes de esta relación entre infraestructura y uso de la bicicleta. Los investigadores recopilaron datos de contadores de bicicletas entre los meses de marzo y julio de 2020, así como la longitud de los nuevos carriles bici en un total 106 ciudades de toda Europa y descubrieron que en las ciudades en las que se había extendido la red de carriles bici, el uso de la bicicleta había aumentado entre un 11% y un 48% más que en las ciudades que no lo hicieron.

Carril bici

Desde el inicio de la pandemia de la Covid-19, muchas ciudades han añadido vías ciclistas a sus redes contribuyendo a aumentar significativamente el uso de la bicicleta.

En un estudio publicado en PNAS (Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America) se detallan indicios evidentes de esta relación entre infraestructura y uso de la bicicleta. Los investigadores recopilaron datos de contadores de bicicletas entre los meses de marzo y julio de 2020, así como la longitud de los nuevos carriles bici en un total 106 ciudades de toda Europa y descubrieron que en las ciudades en las que se había extendido la red de carriles bici, el uso de la bicicleta había aumentado entre un 11% y un 48% más que en las ciudades que no lo hicieron.

Las ciudades densas, caracterizadas por un amplio uso del transporte público, registraron generalmente los mayores aumentos. Así, París, que puso en marcha el mayor programa de carriles bici provisionales, emergentes o pop-up de todas las ciudades del estudio, y que además lo hizo desde una fase temprana de la epidemia, registró uno de los mayores aumentos de ciclistas. En las ciudades con menor densidad, más coches per cápita y mayor velocidad de circulación, el aumento del uso de la bicicleta fue más modesto.

Los investigadores comprobaron también que estos incrementos en el uso de la bicicleta como modo de desplazamiento cotidiano eran independientes de los cambios en la oferta y la demanda de servicios de transporte público y de las condiciones climatológicas.

Aunque los resultados del estudio hacen referencia únicamente a la situación actual de crisis sanitaria, en la que la movilidad ciclista ha contribuido a contener la propagación de la Covid-19, hay indicios de que el cambio de hábitos en términos de movilidad podría permanecer una vez que la pandemia termine.

Las nuevas tendencias de movilidad ofrecen por tanto una oportunidad para asentar estos hábitos saludables a largo plazo. Las inversiones en vías ciclistas y mayor espacio para el peatón se amortizan rápidamente debido a los impactos positivos de la movilidad ciclista y peatonal en la salud, el medioambiente, el clima y, también, en la economía.