Logotipo del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana Logotipo - Estrategia de Movilidad
Logotipo del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana
Logotipo - Estrategia de Movilidad
Martes 23 de Febrero de 2021

La pirámide de la movilidad urbana

Inicio Sala de prensa La pirámide de la movilidad urbana

Históricamente la planificación de la movilidad giraba en torno a favorecer la circulación de vehículos motorizados. Para dar respuesta a las nuevas necesidades y mitigar el elevado impacto del actual sistema de movilidad hay que adaptar las prioridades teniendo en cuenta criterios de eficiencia energética, medioambientales, de igualdad social, vulnerabilidad, siniestralidad y calidad de vida urbana y adaptar la configuración de los espacios públicos urbanos y las políticas de movilidad sostenible.

La pirámide

Históricamente la planificación de la movilidad giraba en torno a favorecer la circulación de vehículos motorizados. Para dar respuesta a las nuevas necesidades y mitigar el elevado impacto del actual sistema de movilidad hay que adaptar las prioridades teniendo en cuenta criterios de eficiencia energética, medioambientales, de igualdad social, vulnerabilidad, siniestralidad y calidad de vida urbana y adaptar la configuración de los espacios públicos urbanos y las políticas de movilidad sostenible.

El Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía, IDAE, ha ilustrado los diferentes actores de la movilidad urbana en forma de pirámide invertida. El orden descendente indica la prioridad que debe otorgarse a cada modo de transporte en el diseño del sistema de movilidad (los modos superiores tienen más prioridad). Los colores de la pirámide indican además el impacto negativo atribuible a cada forma de movilidad, que va aumentando en intensidad a medida que descendemos escalones de la pirámide.

Según IDAE se deben posicionar los peatones en la parte alta ya que representan el modo de desplazamiento más universal y a la vez de menor impacto medioambiental.

En este colectivo se incluyen niños, personas mayores y personas con movilidad reducida, por lo que es imprescindible diseñar espacios seguros, accesibles y agradables y que interconecten sin barreras físicas los principales centros atractores de movilidad, incluyendo el trabajo y los centros educativos.

En segunda posición se debe situar la movilidad en bicicleta por sus múltiples beneficios respecto a otros modos: es más eficiente, económica, sostenible ambientalmente y saludable. Es un modo muy adecuado para distancias de hasta 8 -10 km.

En tercer lugar se debe posicionar el transporte colectivo: autobuses, metros, tranvías y trenes de cercanías. El transporte público es más eficiente, reduce emisiones contaminantes, necesita menos espacio de viario público y ahorra dinero a sus usuarios. Es importante facilitar la intermodalidad entre distintos modos de transporte público y entre estos y los primeros modos de transporte (peatones y bicicleta) para facilitar la movilidad puerta a puerta.

En la cuarta posición se puede situar el transporte de bienes y servicios. La carga y descarga, debe estar limitada y regulada: deben imponerse horarios y espacios restringidos para evitar horas punta y los inconvenientes de las prolongadas paradas que entorpezcan el tráfico en horas de máxima afluencia.

En la penúltima posición se debe posicionar el uso compartido del coche ya que reduce el consumo de energía y las emisiones por viajero y kilómetro recorrido, además de reducir la congestión, en comparación con el uso individual del vehículo privado propio. Los carriles de alta ocupación o las plazas de aparcamiento reservadas a coches de alta ocupación, son medidas que cada vez se promueven más.

El vehículo motorizado privado en uso individual se sitúa en la base de la pirámide representando el modo de transporte menos sostenible.

En las futuras estrategias de movilidad se deberían incluir medidas para reducir el uso y/o mitigar su impacto, tales como aparcamientos disuasorios en la periferia de las ciudades conectados con sistemas de transporte público hacia los centros urbanos. Además, debería promoverse el uso de vehículos eficientes y de bajas emisiones, por ejemplo, facilitar el acceso de este tipo de vehículos a las zonas centrales de las ciudades y poniendo restricciones al resto de vehículos más contaminantes.

El IDAE es el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía, un organismo adscrito al Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, a través de la Secretaría de Estado de Energía. El instituto contribuye a la consecución de los objetivos en materia de mejora de la eficiencia energética, energías renovables y otras tecnologías bajas en carbono y lleva a cabo acciones de difusión y formación, asesoramiento técnico, desarrollo de programas específicos y financiación de proyectos de innovación tecnológica.

Enlaces de la noticia